«CRÓNICAS DEL SAZÓN VERACRUZANO: EL PORFIRIATO Y EL SIGLO XX»

 

En este penúltimo artículo de “Crónicas del Sazón Veracruzano, hablaremos de dos etapas importantes en la historia de México que fueron relevantes para la evolución de nuestra gastronomía: El Porfiriato y el siglo XX.

Durante el gobierno de Porfirio Díaz, la modernización llegó a varios rubros, como el económico, el social y por supuesto, el culinario. Se dio impulso al uso del ferrocarril que benefició el traslado en todo el país; trabajadores rurales comenzaron a laborar en la ciudad y la vida en esta se tornaba más rápida. La obsesión de Díaz por las costumbres europeas principalmente las francesas se vieron reflejadas en la sociedad, la élite en esa época disfrutaba de glamourosas recepciones y banquetes con aspecto parisino, que se catalogaba por lindos manteles de lino, vajillas con detalles dorados o de cristal grabado con dibujos en Art Nouveau.

Los restaurantes se valuaban de contar con chefs traídos formalmente de parís, jardineras y candelabros en las mesas que daban distinción de fortuna y estatus, menús o cartas escritas en francés lo que consideraba distinguido poder leerlas. Esta fue la época en que los recetarios franceses impresos en periódicos y revista fueron famosos entre las mujeres porfirianas, quienes, interesadas en ser estimuladas por la moda francesa, esperaban ansiosas por estas publicaciones.

Tras 31 años del porfiriato, en la primera década del Siglo XX, México presenció un evento que transformaría por completo la cotidianidad de sus habitantes: La Revolución. Durante esta guerrilla, el ejercito de Pancho Villa, la División del Norte, iban acompañados de mujeres que tuvieron una parte fundamental en este combate, curaban, atendían y cocinaban a los soldados.  Se encargaban de salir a buscar comida, las tropas avanzaban y ellas tenían que crear platillos conforme a la canasta básica en el campo de batalla, los tacos acorazados que consisten en dos tortillas, una cama de arroz y encima un guisado se hicieron muy populares ya que eran muy baratos y fáciles de consumir.

Se dice que los burritos surgieron en la época revolucionara cuando se ubicó al norte del país, un vendedor de comida en su afán de aporta algo al ejército, realizó una variante de taco, hecha con tortilla de harina rellenas, dobladas y selladas de guisados, frijoles y queso; tenía un tamaño suficiente y lo trasportaba arriba de su burrito del cual se deriva el nombre de este alimento popular. De igual manera, entre las bebidas favoritas de los revolucionarios se encuentra el pulque, el mezcal y el café de olla.

A mediados del Siglo XX, se impulsó la revolución industrial, esto generó empleos a campesinos en las grandes ciudades y la incorporación de las mujeres en la industria, lo que provocó un cambio en las costumbres familiares. La cocina de este siglo esta marcada por una sociedad con más carga laboral, y surge el fenómeno “Fast Food”, con el concepto de ahorro de tiempo por su preparación rápida, se puede comer con facilidad e incluso sin cubiertos. En esta etapa, se popularizaron alimentos de comida rápida como hamburguesas, hot dogs, sándwiches, pizzas, desayunos tipo americanos como Buffet y se integró término “lunch” o lonche para referirse a los desayunos o almuerzos más rápidos.

Hoy en día, la comida rápida forma parte de nuestra vida diaria, ¿Quién no ha disfrutados una rica hamburguesa o bien de unos excelentes hot cakes?, sin embargo, la gastronomía veracruzana se ha popularizado por sus excelentes mariscos, por ello, en este artículo nos atrevemos a recomendar una extraordinaria hamburguesa de atún o camarones, que seguro podrás encontrar en alguno de nuestros restaurantes afiliados.

 

¡Buen Provecho!